Buscar este blog

martes, 27 de noviembre de 2012

SOLEDADES

Cojo de mi silencio
pequeñas parcelas donde guarecerme
y enterrar en ellas
grandes recuerdos locos.
Cojo de mi risa
las lágrimas.
De mis paseos
los gritos que me susurran
dichas y desdichas
al unísono.
De mis quejas
los olvidos.
Robo palabras a los mendigos
y mendigo palabras a los ojos
ávidos.
Soy, pues, un ladrón y aquí
reparto mi fortuna.
Mis soledades las reparto
entre mi corazón y mi mente,
Al primer cajón van las melancolías,
a mi cabeza va el resto de mi ser:
pura soledad discontinua.
De mis ojos me quedo
con lo que no pueden ver.
En este mundo mío que no me pertenece.

AL OTRO LADO DEL SEXO


AL HOMBRE CONTADOR DE CUENTOS


COLORES


CUANDO MIS MANOS


UN POEMA NO ES PRECISO


SIN PRISAS


jueves, 22 de noviembre de 2012

¿A QUE SABE TU PIEL?


No son capaces
mis sentidos.
No aciertan.
No logran descifrar ese códice
de sabores.
¿A que sabe?
imaginan mis yemas
en un pícaro juego,
la textura de tus rincones
más secretos.
Lo recorren de arriba hacia abajo,
en un eléctrico tren.
Entre masaje y curación sanante.
Ora apretando, ora relajando,
ora relajando, ora apretando.
Suben y bajan tu espalda
como quien mece una cuna.
Y ese centro inaudito...
Columna vertebran de mis locuras.
¿Pero?
¿A que sabe?
¿A que sabe esa piel?
¿A que sabe ese cuero?
lo sueño cada noche un sabor distinto;
a fruta, a sal, a nieve, a caldo,
a caramelo de cereza...
Pero, o mi gusto se ha vuelto insensato,
o mis sentidos me abandonaron
vilmente.
Me vuelven a despistar, por momentos,
mis dedos - como termitas -
mientras acarician tu cabello,
como quien peina a una niña
de pocos años.
Y se deslizan, como sin querer por tu cuello.
Como quien quiere estrangular
todos los miedos del mundo.
Pero millones de poros diminutos
me atraen a tu esencia,
sin que yo logre distinguir,
-ni por asomo-
el sabor de esa lluvia,
de esas lindes,
de esos valles y hondonadas,
por las que se me pierde
tu inocencia salvaje.
Mujer,
en el paritorio de los silencios,
me descubro inocentemente
tuyo.
Mujer,
entre mis sábanas,
te sueño, también.
Allí de donde los versos
nunca salen.
Allí donde son mas hermosos.
Donde habita la esperanza
y el desasosiego a cada instante.
Allí donde nuestro amor es mas intenso,
y más libre, y mas sincero y mas hermoso.
Allí donde la imaginación todo lo abarca,
todo lo publica, todo lo absorbe y lo retiene.
Allí, al fin y al cabo,
donde el paladar, en este caso,
no tiene cabida.
¿A que sabrá tu cuerpo, mujer?
¿Dios, a que sabrá?

-pablovalladolid-24/2/02

viernes, 12 de octubre de 2012

¿POR QUÉ PUERTA ENTRASTE?



¿Por qué puerta entraste,
a desmadrar mis sentimientos?
 
Corazón de niño soldado,
que ves, en cada gesto,
una excusa para una guerra fría.
 
Has anhelado mil batallas
contra ti mismo,
y las has ganado todas.
Pequeño príncipe del valor.
 
Apenas quedaba en tu camisa
una pequeña mancha de sangre.
pero tu corazón ya estaba herido de muerte
con cada sueño.
 
¿Que han sido  hoy, amigo
de esos duendes?
¿Donde fue a parar el James Bond
de tu infancia?.
Bajas los ojos y no me contestas.
Te alejas mudo a tu oficina,
a rellenar el mismo impreso de ayer,
de mañana, de siempre.
Me llamas por teléfono y me dices
que es duro ser hombre.

Me entero de que tu mujer te ha dejado,
y se ha llevado a los niños.
En la tertulia, un amigo me ha dicho
que te has vuelto a casar con una mujer
mas joven que tú.
 
¿ Aún no sabes que los juguetes de tu infancia
se los dio tu madre a un trapero ?.
 
Ayer vi a María.
Me contó que los niños salían adelante.
La pregunté por ti y me dijo que estabas bien,
pero me dedicó una sonrisa y bajó
la vista al suelo.
Fuimos a tomar chocolate.
Apenas hablamos.
Se le escapo una lagrima.                                                            
Ya era tarde y nos dijimos adiós.
 
Hoy me he enterado de tu muerte.
Dicen que un extranjero borracho
destrozó tu coche y se llevo tu vida.
 
Quiero pensar que tienen razón,
los que apenas saben.
Quiero pensar que ahora eres feliz,
de verdad.
Quiero pensar que el trapero aquel te ha devuelto,
por fin,
los juguetes de tu infancia.
 
Mi querido guerrero.
 
Adiós.

 

jueves, 20 de septiembre de 2012

EL SECRETO MUNDO DE IRIS

Se cierra len-ta-men-te la puerta del recuerdo.
Las palabras huyen
y quedan atrapados los silencios.
Se marcha la voz
calladamente lejos,
queda la vida dentro.
Los recuerdos ya no son compartidos,
no quieren salir.
Quedan atrapados y confiados
a lo propio,
al amor de lo propio,
en donde siempre gustaron estar
en Iris.

Ya no hay hilos azules,
solo mundano silencio.
Un silencio que golpea
un corazón ardiente, aún.
El corazón ardiente
de Iris.

(pablovalladolid)
(dedidado a las personas afectadas por el alzheimer representado en la escritora Iris Murdoch)

lunes, 27 de agosto de 2012

ENCELA DOS


Porque vas y vienes.
Porque soñamos en demasía.
Porque carecemos de piel
y todo son lejanías y miedos.

Porque vienes y vas,
y nos huimos y recelamos y lloramos
penas invisibles y furtivas.
Porque inventamos escaleras
de subida y bajada a cada instante.

Vamos y venimos a salas espejadas
y nuestros miedos se multiplican por cien,
por mil, sin sentido.

Y ahí está el deseo, abriéndose paso a codazos
entre tanto celo.
Y ahí están los silencios, hablando abiertamente
de lo que no somos capaces de hablar
sinceramente.

Ese espacio, ese tiempo, me arde el cuero
y no hay bálsamo que aplaque este deseo
de amarte con los dedos.

(pablovalladolid) 27/8/12

sábado, 4 de agosto de 2012

DESAGRAVIO



¿ Cual es la distancia que separa
al poeta de la cotidianidad mas
reprimida ?
Observo la calle en este instante,
mientras el plumin desafía la madera
de esta mesa,
y no encuentro motivo
aparente para el milagro
poético.
Vagamente  distingo a lo lejos
la mirada tierna de una madre
hacia el pequeño retoño.
Una muchacha lee un libro
dos mesas mas allá;
de vez en cuando levanta la
mirada y quedamente el horizonte
se difumina. La imagino absorta
en otra historia. Eso me reconforta.
Poca cosa mas.
Todo son un ir y venir
cada vez mas aprisa.
La lluvia, quizás, es la culpable.
No lo sé.
Se acerca el camarero a mi espalda
y con paso titubeante
acerca un té con limón a la muchacha
ensoñadora.
Esta, despertando del letargo,
asusta al muchacho, quien vierte
la infusión en el libro, aún abierto.

Mereció la pena la tarde, mereció
la pena el café y la lluvia,
mereció la pena el desencanto y el
aburrimiento ,
cuando poco después,
les veo salir juntos.
Acierto a oír breves palabras:
“desagravio “, “cine”...
observo mejillas sonrosadas
y risas locas.
Sonrío.

¿ Cual es la distancia que separa
al poeta de la cotidianidad mas
reprimida ?
Quizás  la convicción etérea
de que el mundo gira
únicamente,
por culpa de pequeños detalles
invisibles.

(pablovalladolid 9-1-2001)

a CARLOS CANO ( 19-2-2000 )




Graná.
no hay luna hoy en Graná,
ni la habrá,
ni la habrá,
Carlos,
ni la habrá.

Graná,
se te ha parao el corazón,
se ha fundido, ya,
el candil de tu garganta,
el candil de tu garganta,
el sonajero que te canta,
Graná, Graná.

Graná.
no hay luna hoy en Graná,
ni la habrá,
ni la habrá,
Carlos,
ni la habrá.

Graná,
por la calle no pasea
el arlequín que te torea,
ese beso apasionao,
encendio, enamorao,
ya no te besará,
Graná,
ya no te besará

Graná.
no hay luna hoy en Graná,
ni la habrá,
ni la habrá,
Carlos ,
ni la habrá.


(pablovalladolid)

domingo, 8 de julio de 2012

ALGO NUESTRO


Es algo nuestro,
lo sé.

Como esa manzana
que comemos a medias,
o ese baso de leche
que bebemos a sorbos.
Lo sé.

Se que es algo solo nuestro.
Tan nuestro que ni las mariposas
lo saben.
Sé que yacemos
bajo el mismo manto,
sin llegar a rozar
nuestros cuerpos.
Que solo nuestras almas
recitan al unísono.

Lo sé,
brota candela de nuestros labios
cada vez que bebemos.
Y nuestros ojos queman
rezos al Amigo.

Ahora pones en mis labios
una cereza fresca,
ora se desbordan mis pasiones,
ora cubres mi lecho de lilas,
ora soy para ti un alquimista:
soñadora.

Lo sé,
sé que todo eso es solo nuestro.
Como lo son los tintes
azules y negros
de nuestras plumas,
lo sé.
Como también sé que somos
línea del mismo cielo,
del mismo mar
y del mismo sueño.
Tambores tersos de tanto anhelo,
flautines mimosos,
pianos tiernos.
Como sé que lloramos
de los mismos miedos.

Es algo nuestro,
lo sé.
Los dos sabemos.

(pablovalladolid)

ES ALGO NUESTRO (II)


Cubres mi lecho de lilas,
mujer,
como quien asesina un goce incipiente
con agua de manantial.
Cubres mi lecho
con ojos llorosos de lejanía.
Intentamos despertar
lo que no podia ser,
lo que no cabía,
lo que ser perdió en la niñez.
Ahora, mujer,
cubres mi lecho de lilas,
hermosas lilas, cada noche.
Y yo te lloro, niña,
cada noche que el deseo me pide
un sonrisa franca
y una amistad verdadera.
Porque existe amor mas allá
de la vida,
los dos sabemos.

(pablovalladolid)

sábado, 9 de junio de 2012

NOCHE DE RONDA


Ronda la ronda.
¡ Que noche de ronda
aquella noche de ronda ¡
Rondando a una muchacha
quedó mi corazón prendado,
la muchacha deshilacha
de mi banda, larga y ancha
un emblema azul bordado.
¡ Que noche de ronda
aquella noche de ronda ¡
Para por el cortijo, rondeña,
que te voy a echar un piropo
después me cantes un giro.
Que mi alma está dormida y miro
como tu cabello rojo escojo
para hacer con mis manos ovillo,
canción de cuna para mi corazón doloso.
¡ Que noche de ronda
aquella noche de ronda ¡
Canta niña con nosotros, desde
tu balcón de plata,
que a nuestros oídos aplaque
una tierna serenata,
que, ávidos estamos de amor, vino y claveles.
Te daremos caramelos, fresas, chocolate
y nueces,
si un poquito tú nos quieres.
¡ Que noche de ronda
aquella noche de ronda ¡
Se paró la noche, mi niña,
a las puertas de la serranía.
Tengo frió me dijiste,
toma, esta boca es mía,
y es para ti, mi vida.
Se para la noche, noche de ronda,
se para la noche, la noche ansía
amor.
¡ Que noche de ronda
aquella noche de ronda ¡


(pablovalladolid) (allá por el 2000)

viernes, 1 de junio de 2012

SÚDAME


Súdame,
empapélame del rocío que tu cuerpo deshecha,
por llena
por completa
por alucinada
y fértil.

Descánsame,
en el vació de tus ojos.

Regálame gemidos,
sin compas ni ritmo
aparente.
Y un grito de dolor complaciente.

Ahoga mi voz
con la sabia de tu boca.

Y despelléjame
sin contemplaciones.


pablovalladolid1junio12

viernes, 11 de mayo de 2012

SIEMPRE DEVORADO


Que cerrada está la noche, madre,
que cerrada,
los candados eran misiles, madre,
y yo sin coraza.
La noche me comía,
me devoraba, madre,
pedacito a pedacito
como si nada,
como carne tierna que era,
ni sobras quedaban.

Me regurgitó la noche, madre,
una fría madrugada.
No conocía a nadie, ni supe donde estaba.
Caminé sonámbulo por mil tierras
mil noches más,
hasta que encontré un hueco
en la palma de mi mano que no había visto antes,
y allí estabas
tú, de nuevo,
noche.


pablovalladolid

AQUÍ, UN AMIGO, SEÑORA



Pues eso, solo un amigo.
Un destartalado compañero de viaje.
Un aprendiz que quiso,
a su lado,
viajar por los recovecos de la vida.

Un payaso, un mago, un pícaro:
un optimista.

Amigo luchador y caminante solitario.

Pues eso, solo un amigo,
un iluso que sueña, en duermevelas,
con paseos de noche por la playa,
salándome las arrugas,
a su lado.

Un sentimental poeta, que desde el olvido,
le contaba a la madrugada sus miserias.

Ella me respondía casi siempre:
“!ah, se siente!”.

Pues eso, solo un amigo, cuyos dedos
ya empiezan a añorar su cuero silente
y su cuerpo de infierno.

Un parlanchín, un zahorí buscador de palabras,
en un pozo con cerrojos de miedo.


pablovalladolid (26-5-11)

SE VA LA MADRE



Se va la madre,
la esposa,
la mujer,
la tata a por agua al río,
con un balde nuevo y
el pañuelo anudado en la frente,
porque el calor asfixia el pensamiento.
Va cantando canciones de antaño
y  el agua la devuelve un rostro duro,
quebrado por la lucha diaria.

Se va la madre al río
y el agua le devuelve la sonrisa de los hijos
que la esperan.
Se va la esposa al río
y el agua le tiende una mano;
compañera de fatigas.

Se va la tata al río
y mira sonriente las flores que nacen
a sus orillas.

Se va mujer al río,
y en el en el río solo ve lágrimas.

Descansa ya, mujer.
Descansa.

Porque la labranza ya está hecha.
La casa, limpia.
La cena, servida.
Y ya solo queda mirar a los ojos de tu gente
y ver que son felices.

Y te quieren.


pablovalladolid ( 1/8/07-mariano, manuel y miguel )

miércoles, 9 de mayo de 2012

BÚSCATE UN AMANTE



que te ría, que desfallezca por tu sonrisa
y que te haga no dormir de placer.

Búscate un amante
que enjuague tus lágrimas con pañuelo de seda.
Que te levante cada mañana en volandas.
Que te haga mirar las noches con sosegada rima
y segura compaña.

Búscate el amante adecuado a tu paciencia,
a tu sonrojo y a tu vuelo,
a tus maestrías y tus preguntas.

Búscate el amante que se apasione en tus respuestas,
que se pierda en tus ojos
y te acune en tus idas y venidas
por este mundo incierto y soez.

El que te anime, el que te vele, 
el que guarde su silencio con el tuyo.

El que no deje de palpitar con tus latidos,
el que te abra puertas, el que te tienda manos
y el se pierda contigo donde haya que perderse.

Búscate en el amante que siempre te acompañó
y que se acostó tu lado todas las noches,
sin llegar a verlo.


(pablovalladolid)
diezdemayodelaño12