Buscar este blog

lunes, 8 de julio de 2013

SI PUDIERA

si pudiera,
borraría de un plumazo todas las palabras escritas
de todos los libros.
si pudiera.

si pudiera,
empezaría mi saber, de nuevo,
impío,
consustancial con las estrellas
y con los poetas.

borraría, como digo, todas las palabras escritas,
todas,
todas las que hablan de miserias,
las que hablan de torturas,
las que hablan de guerras y de sangre,
y las que hablan de sueños,
especialmente las que hablan de sueños
y nostalgias.

si pudiera, comenzaría un primer libro en blanco, diciendo:

y ahora, que todo está borrado, comencemos de nuevo
por el principio,
Adán y Eva comieron manzanas hasta hartarse,
y después, saciados,
hicieron el amor como mandan los cánones,
febriles, ansiosos y pasionales,
imaginado un futuro de hombres libres,
sabios en sus experiencias,
cuerdos en tus pensamientos,
y con la muerte como descanso
requerido.

(pablo otero)

TE VI ALEJARTE

pudiste volver la cara, mujer,
y no lo hiciste.
pudiste,
pero, al contrario,
altiva,
te fuiste alejando,
contorneada, inconvergente,
enfundada y ajustada al máximo.

tal vez a sabiendas,
tus pasos eran más concienzudos.
-seguro que me entiendes-.

te vi alejarte.
¿Cómo no iba a hacerlo?,
después de aquel bendito infierno
con el que nos despachamos.

mañana,
cuando entregue el informe a tu marido
y le cuente como me ocupó toda la noche,
(mientras palpo tu tanga azul
aún en el bolsillo de mi vaquero),
esbozaré un carcajada resonante en el tórax
que tú oirás desde la cocina
de tu flamante apartamento,
querida.

me volverás a pedir, otro día, sin previo aviso,
sexo, sin más,
y volveré a mirarte después, como de costumbre,
mientras te alejas,
ese hermoso trasero despechado,
que tanto me hace sonreír.

(pablo otero)

EL MOLINERO

( a Jorge M. Molinero, poeta pobre)

que se mueran las viejas,
lanza con saña el dardo,
sin esconder la mano el guapo
Jack Sparrow.

así es el molinero,
impaciente, descarado y cruel.
pero muele fino el muy cabrón,
con la  exactitud del alquimista en busca
de la palabra exacta y pura que,
con sarcasmo o no, remueva y altere
la conciencia pusilánime y adormilada
de las ovejitas tiernas.

recoge, el molinero, el trigo del puto asfalto
que quema como demonios
y huele a estiércol y a miseria
y lo reparte a voces antes el pueblo,
sediento de sangre, unas veces,
e indiferente otras.

pero así es el camino solitario e ingrato
del molinero pobre,
hasta que se haga mayor -dentro de mucho-
y le diga sin tapujos
a la vieja de las perlas,
-vallase usté a la mierda, señora,
y mastúrbese solita-

(pablo otero)

ACÉRCATE

aquí tienes el sentido a mis sentidos,
la lujuria que posee a mis avaricias.

la longitud de mis venas se mide por la longitud de mis deseos,
y mis deseo es incinerarte en orgasmos,
mi deseo es fundirte con el semen escanciado e inútil
que se pierde día tras día en cuerpos transparente
y furiosamente mundanos.

acércate.

acerca ese tumulto de sexo a mi cara,
que quiero perderme en él como gnomo en un jardín de delicias.
y que llueva,
que lluevan eternamente los orgasmos
y que calen mi lengua,

ácida de orines.

(pablo otero)

MÁS ALLÁ


CEBOLLAS DE MISERIA


año 2221